Tú hiciste la ley, yo fui la trampa – Verónica Valenzuela


Esencia contemporánea es la editorial al cargo de la novela Tú hiciste la ley, yo fui la trampa. El nuevo libro de Verónica Valenzuela que nos enseñará lo útil que es tener siempre un as bajo la manga.

Abril es una prestigiosa escritora, afamada en el mundo de la novela romántica. Desde que dejó atrás su vida de casada y se buscó un futuro por ella misma no ha vuelto a ver a su ex. Su tranquila vida se reduce a sus amigas Cleo y Olivia, a su casi padre Andoni y a Chulo, el único macho que ella quiere en su vida. Un día, en una partida de poker, acabará frente a frente con su pasado y con la posibilidad de cobrarse el daño que él le hizo, decide arriesgarse a morir matando. La venganza está servida.

Daniel Guerrero es un afamado abogado, conocido por no perder ningún caso. Su mente fría y su mirada penetrante son una baza más a la hora de ejercer su profesión. Vive con su abuelo Armando y es el consentido de su secretaria, Cloti. Ambos son las únicas personas importantes en su vida, tras el abandono de Abril él no dejó entrar a nadie más. Al volver a ver a la mujer que tanto daño le hizo algo en su interior se rompe. Abril es la única mujer que consigue tocarle el alma y a ella parece no importarle lo más mínimo lo que a él le suceda.

Como pago por la apuesta, Daniel se verá como ayudante de una desordenada escritora y deseando que acabe su tortura. Los dos intentaran parecer indiferentes, pero como donde hubo fuego brasas quedan, ¿acabarán sucumbiendo a la pasión?

Mi valoración de este libro es un 3,5. Es una lectura entretenida y refrescante, diferente sin duda. Estuve tentada por momentos de asesinar a los dos protagonistas, ¡¡son tal para cual sin duda!! La personalidad de ella me hace chirriar los dientes y la poca cabeza de él es como para zurrarle. A parte de eso, es una historia de amor y madurez personal. A veces cuando una pareja se junta les ocurre como a los protagonistas de esta historia, uno acaba por olvidar sus sueños en favor del otro y acaba por sentirse un cero a la izquierda. Es una novela diferente, en la cual ambos personajes necesitaban madurar y el tiempo separados parece haberlos ayudado en ello. La escritora hace un guiño a las lectoras de novela romántica, así como a las fans y a lo mucho que se siente su apoyo. Como lectora me he sentido valorada y por ello doy las gracias a Verónica Valenzuela, es una forma muy sutil de agradecer el apoyo 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s