Magia inesperada – Gema Samaro


Gema Samaro se atreve con la auto-publicación de Amazon y sorprende con una novela que no dejará indiferente a los amantes de la Navidad.

Lola Pastrana es la decidida profesora de primaria, de un colegio tranquilo. Un día, decide ponerse en contacto con un antiguo alumno para pedirle financiación para la obra de Navidad. Cuando Lola conoce al famoso y acaudalado ex-alumno es tanta la aversión que este le provoca que hará hasta lo imposible para librarse de él.

Andrés Olavarría es un magnate de las aplicaciones, un hombre de 35 años que necesita dar un giro a su agobiante vida y empezar a vivir más tranquilo. Por orden médica decide darse un descanso del trabajo y retoma la relación con su familia. El mail que recibe del colegio en el que estudió de niño, lo lleva a ser el patrocinador de una alocada obra de Navidad, en la cual nada tiene sentido.

Luis es el artífice de dicha obra y se convertirá en el mayor apoyo de Andrés en la obra, los demás alumnos acabaran por cogerle cariño y sin saber como se encontrará yendo dos veces por semana a ensayar la obra. Pese a los desplantes de Lola, el empresario no se deja amilanar y acabará besándola con pasión entre bambalinas. Este suceso hace que Andrés ponga tierra de por medio, sintiéndose vacío en la ausencia y dejando a Lola confusa y extrañándole.

Los acontecimientos se volverán de lo más insólitos y solo si son valientes y asumen sus sentimientos lograrán superar las duras pruebas que les depara la vida.

Mi valoración de este libro es algo confusa, la historia de la pareja es lo más normal si obviamos a terceros, lo que me ha gustado es la alocada obra de teatro y la intervención de esos mini genios. Por ese motivo le doy un 3,5. Admito que me he reído en algún momento y lo he disfrutado. Es una lectura rápida en la que por momentos querrás agarrar al protagonista y zarandearlo, pero al poco ya lo adoras de nuevo. Una historia en la que el chico prodigio acaba haciendo cosas realmente extrañas para conseguir un perdón que ni él sabe si se merece, aunque por su ego… yo creo que nadie podría decirle que no se merece algo y marcharse de rositas  😉 En mi favor alegaré que no soy una persona muy navideña y que quizá eso me haya influido. Si eres madre o padre de un niño prodigio seguro que te sientes identificado  y lo disfrutarás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s